Una Coworking es un espacio compartido en el que distintos profesionales de diferentes áreas van a trabajar. La mayoría de ellos lo hacen porque buscan alejarse de las zonas convencionales de donde pueden trabajar, ya sea una oficina, cafés o casa. Y porque estos espacios les ofrecen la oportunidad de compartir el conocimiento con otros profesionales. Pudiendo aplicarlas a sus actividades para enriquecer su trabajo. Así, por ejemplo, un diseñador gráfico puede recibir ayuda de un desarrollador web al crear su propia página, y este a su vez recibir asesoría de la línea gráfica que emplea.

No obstante, como en cualquier lugar donde existen distintas personas, con caracteres y personalidades diferentes se debe aprender a convivir. Puesto que, a pesar de que hayan espacios donde trabajar en soledad, el concepto de Coworking pierde sentido. Es por ello que hoy te presentamos los mejores consejos para que puedas trabajar eficientemente en los espacios de Coworking.

Aprovecha el espacio

Las oficinas compartidas, casi siempre, ofrecen distintos espacios para que un profesional se pueda desempeñar eficientemente. Ya que puedes encontrar desde oficinas personales, salas de reuniones o áreas comunes. Y para que puedas aprovechar al máximo tu inversión debes aprender a discernir cual es el lugar que se ajusta más a tus necesidades.

Si quieres trabajar eficientemente en una Coworking debes saber que cada espacio tiene un objetivo en específico. Es por ello que existen oficinas privadas donde puedes, por ejemplo, realizar reuniones con tus clientes sin ningún problema. También hay cuartos de reuniones donde puedes presentar tus proyectos a tus clientes de manera privada. Recuerda que cada lugar está pensado en satisfacer una necesidad.

Comparte tu conocimiento

Uno de los puntos fuertes de trabajar en una Coworking es que puedes compartir el espacio con profesionales de distintas áreas. El compañerismo es una de las filosofías que marca este sistema. De esta manera, si alguien solicita tu ayuda, no se la niegues, ayúdale desde tu perspectiva.

Mantener una actitud de colaboración, además de volver el ambiente de trabajo mucho más agradable, pone a prueba tus habilidades sociales. Pues si prestas atención a las dudas de los demás, aprenderás a mirar tu trabajo desde otro enfoque.

Participa de las actividades con tus compañeros

Un respiro del trabajo siempre te ayudará a ser más productivo y a refrescar la mente. Otro de los principios de las coworking es realizar actividades que integren a quienes usan sus espacios. No solo académicas, sino también de convivencia y desarrollo personal.

No dejes de asistir a estas actividades que además de ayudarte en tu desarrollo personal, te permitirá relacionarte con tus compañeros. Sentirse parte de un grupo, dejar la soledad, motiva a muchas personas para seguir dando su máximo esfuerzo. Así que, cada vez que se programe una actividad, procura hacerle un espacio en tu agenda.

No te aísles

Como ya hemos dicho, los espacios de Coworking están hechos para compartir. Aunque a veces es necesario estar solo para desarrollar algunos proyectos, no siempre debe serlo. No te encierres en un solo conocimiento, abre tu mente a nuevas oportunidades. Entregarse a una breve charla puede ser el detonante para nuevas ideas.

Aunque hayan muchos espacios donde puedas trabajar, trata siempre de salir un momento a conversar con los que se encuentran en el lugar. Despeja tu mente, habla sobre tus preocupaciones y problemas. Una Coworking no solo es un espacio para trabajar, sino también para desarrollarse profesionalmente.

Sal de tu rutina

Es cierto que cuando trabajas en una Coworking tú eres el dueño de tu tiempo. Pero a veces, después de mucho tiempo siempre se establecen algunas rutinas. Estas no son malas, pero si en algún momento sufres algún bloqueo creativo, lo primero que debes hacer es cambiar la forma en cómo estás haciendo las cosas.

Puedes cambiar de horario, tal vez empezar muy temprano en la mañana no sea mala idea. Puedes cambiar de lugares donde trabajar, tal vez el jardín con luz solar te de la inspiración que necesitas. Asimismo, puedes salir y conocer hablar con personas que nunca habías visto.

No seas molesto

Cuando existe de por medio un espacio compartido se debe respetar siempre a los demás. Eso no quiere decir que te quedes quieto y no interactúes con nadie. Sino que tengas en consideración a tus compañeros. Por ejemplo, si recibes una llamada, no grites, o sal a un espacio abierto para no perturbar al resto.

Si necesitas escuchar música para concentrarte o relajarte, consulta a los presentes si no les incomoda, en todo caso usa audífonos. Tampoco utilices los materiales de los demás sin consultarles primero. En pocas palabras, piensa en los demás antes de que realices acciones que puedan perturbarlos.

Ordena tu espacio

Este es un consejo que se aplica en cualquier lugar para ser más eficiente. Aunque algunos digan que se entienden en su desorden, una oficina ordenada también influye en la productividad. Además de que encuentras todo donde lo dejaste, motiva seguir trabajando, transmite calma.

Asimismo, la limpieza también es muy importante porque influye en tu desempeño. Ventila los espacios, no dejes papeles en cualquier sitio, come en las áreas hechas especialmente para ello. Trata siempre de optimizar los lugares de trabajo teniendo en cuenta este consejo.

Planifica tu tiempo

Una de los aspectos más complicados de trabajar como freelance o sin mucha presión es la terrible tendencia a procastinar o dejar todo a última hora. Es por ello, que si quieres evitar horas de estrés y noches sin sueño debes empezar a planificar tu tiempo.

No es lo mismo que crear una rutina, sino establecer una lista de pendientes que debes realizar durante el día para tenerlos presentes. Puedes armar tu lista de prioridades un algún lugar visible del espacio de Coworking para no olvidarte. Recuerda que el tiempo es un recurso muy valioso, no lo desperdicies.

No seas tímido

Si en alguna oportunidad tienes un problema, deja la timidez de lado y pide ayuda. Recuerda que el espacio de una coworking es más que un espacio de trabajo, es casi una familia.

Es un lugar pensado para compartir conocimiento y crecer profesionalmente. Cada uno tiene una personalidad distinta, no te avergüences si no comprendes algo, todos siempre tienen algo nuevo que aprender. Así que ya lo sabes, no te quedes callado, pregunta, habla, relaciónate.

Entabla relaciones profesionales

Cuando conoces a alguien en una Coworking, conoces profesionales de distintas áreas. Usa esto como un punto a tu favor, establece redes de contactos. Uno nunca sabe cuándo se necesitará un diseñador gráfico, un escritor o un experto en marketing digital. Asimismo, los profesionales que asisten a un espacio de Coworking tienen muchos contactos de sus áreas que te podrán ayudar cuándo los necesites.

No tengas miedo de intercambiar números ni de pedir correos, mientras tú también ofrezcas tu ayuda, todos ganan.

Finalmente

El ambiente de trabajo, lo quieras o no, afecta tu desempeño. A veces la soledad o la rutina pueden estancarte y truncar tus proyectos, no dejes que esto pase. Ten por seguro que en una Coworking esto nunca sucederá, siempre habrá alguien con quien conversar, debatir y compartir. Aunque pueden surgir problemas, esto es parte de la naturaleza humana, solo debes aprender a resolverlos del mejor modo. Ahora que ya conoces las mejores recomendaciones para hacer tu trabajo eficientemente en una Coworking, no dudes en ponerlas en práctica.